Soufflé de calabacín

Soufflé de calabacín
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos)
Cargando...
  • Esta receta contiene Gluten
  • Esta receta contiene Lactosa
Tiempo de Preparación
65 minutos
Número de Raciones
4 personas
Categoría de la receta

Ingredientes:

El soufflé de calabacín es un plato elegante, ligero y delicioso que puede sorprender a tus invitados.

La palabra “soufflé” proviene del francés “souffler”, que significa “soplar” o “inflar”, lo cual describe perfectamente la apariencia hinchada de este plato cuando sale del horno. Aunque el soufflé es conocido como una especialidad francesa, la técnica y el estilo de este plato se han adoptado y adaptado en cocinas de todo el mundo.

El soufflé de calabacín es una preparación culinaria que destaca por su textura ligera y esponjosa y su sabor delicado. Se trata de un plato bastante versátil que puede servirse como entrada o plato principal y es una excelente manera de incorporar verduras en la dieta para aquellos que son más reacios.

Cómo hacer soufflé de calabacín:

  1. Antes de nada, vamos con la preparación de las verduras. Cogemos una sartén grande, y derretimos 1 cucharada de mantequilla a fuego medio.
  2. Una vez derretida añadimos los puerros y el calabacín picados, y los salteamos hasta que estén tiernos, pero sin llegar a dorarse. Esto nos debería llevar alrededor de 5-7 minutos. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.
  3. Ahora, nos hacemos con una cacerola, y derretimos la otra cucharada de mantequilla a fuego medio-bajo. En cuanto esté derretida agregamos la harina, batiendo constantemente durante unos 2 minutos, sin que llegue a dorarse. Vertemos gradualmente la leche caliente, continuando mezclando, hasta que la mezcla esté suave y espesa. Sazonamos con sal y pimienta al gusto. Apagamos el fuego.
  4. Seguidamente, agregamos las yemas de huevo, de una en una, y la mezcla de puerros y calabacín al roux preparado anteriormente, mezclando bien después de cada adición.
  5. Añadimos el queso parmesano rallado y mezclamos hasta que esté bien incorporado. Dejamos que esta base de soufflé casero se enfríe a temperatura ambiente.
  6. A continuación, precalentamos el horno a 190ºC.
  7. Tras encender el horno, cogemos un tazón grande, batimos las claras de huevo con unas gotas de limón hasta que se formen picos firmes.
  8. Incorporamos delicadamente las claras batidas a la mezcla anterior, en tres partes y con movimientos envolventes, asegurándonos de no desinflar las claras.
  9. Ahora, vamos a engrasar los moldes. Cogemos los moldes individuales, los rebañamos con un poco de mantequilla y los espolvoreamos con pan rallado, eliminando el exceso.
  10. Llenamos los moldes con la mezcla de soufflé, hasta 3/4 partes de su capacidad.
  11. Colocamos los moldes en una bandeja de horno y horneamos durante 18-20 minutos, o hasta que los soufflés estén hinchados y dorados en la parte superior. Es crucial no abrir el horno durante la primera parte de la cocción, ya que los soufflés podrían desinflarse.
  12. Servimos inmediatamente los soufflés de calabacín tras sacarlos del horno, porque comenzarán a perder su hinchazón después de unos minutos.

Podemos acompañar este soufflé casero con una ensalada de tomate, o una deliciosa ensalada de espinacas con dátiles y queso azul, o con una ensalada caprese o una rica y nutritiva ensalada con frutos secos y tomates confitados.

Además de los ingredientes básicos, el soufflé de calabacín se puede personalizar con una variedad de hierbas y especias para realzar su sabor. Hierbas como el tomillo, la albahaca, o el romero, así como especias como el ajo o la nuez moscada, complementan bien el sabor del calabacín. Así que siéntete libre de experimentar y encontrar tu receta perfecta.

Recordamos que la clave de un buen soufflé está en el batido de las claras y la delicadeza al incorporarlas en la mezcla para que el plato final sea ligero, aireado y delicioso.

Buscador de recetas

Recetas Relacionadas