Moncloa recurre al mesonero del Camp Nou para poner fin a dos años de sequía

Moncloa recurre al mesonero del Camp Nou para poner fin a dos años de sequía

Publicado el viernes 04 de febrero del 2022
viernes 04 de febrero del 2022

Moncloa recupera los servicios de cafetería. Tras dos años convulsos, que han estado marcados por diversos desencuentros, con procedimientos judiciales de por medio, la institución ha cerrado la adjudicación y será la empresa Serunion la que esté al frente. Toda una especialista en la prestación de servicios de restauración, como demuestra el hecho de ser la responsable de la cafetería del Camp Nou.

Serunion es una empresa de catering que nace como resultado de la fusión de cinco empresas de restauración colectiva: Arusa, Cofimok, Hotelcosa, Sercosa y Serhoval. Ha sido la responsable de grandes servicios de restauración. Uno de los primeros contratos que firmó fue con el Banco de España, pero también ha trabajado para Renfe

Además, cuenta con una línea de catering de autor: Singularis. Con esta marca ha operado en lugares emblemáticos como el Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

Ahora, con Singularis, está al frente de Barça Cafe, una de las cafeterías del Camp Nou que ha abierto sus puertas recientemente. Este local, que se encuentra junto a la entrada del Museo del Barça, ofrece una propuesta basada en la gastronomía catalana y los platos favoritos de los jugadores de la primera plantilla del FC Barcelona.

Los problemas con la cafetería de Moncloa

El problema se originó cuando la empresa Dulcinea Nutrición, que se había encargado de la gestión de la cafetería y el restaurante del Complejo de La Moncloa hasta finales de 2019, empezó a tener problemas económicos.

Dulcinea Nutrición tuvo que dejar de prestar el servicio. En ese momento, desde la Presidencia se actuó y decidieron empezar a buscar a otra empresa del sector para que se hiciera cargo del servicio.

La llegada de la pandemia y la suspensión de plazos administrativos hicieron que no se pudiese cerrar la adjudicación del contrato a una empresa durante varios años. Moncloa tan solo pudo adjudicar durante unos meses este servicio al Grupo Nazábal.

El asunto llegó a los juzgados

En diciembre de 2019, Moncloa resolvió el contrato de los servicios de cafetería con Dulcinea Nutrición asegurando que se debía a un “incumplimiento del contratista” debido a la situación financiera de la empresa.

El asunto terminó en los juzgados. Unos días más tarde, los empleados presentaron una demanda de despido colectivo en la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid contra el Ministerio de la Presidencia.

La sentencia del TSJM de 2020 declaró nulo el despido colectivo de los trabajadores por parte del ministerio. La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ordenó la ejecución provisional de la sentencia y los trabajadores de Dulcinea comenzaron a prestar los servicios en el ministerio percibiendo la misma retribución. 

El Ministerio de la Presidencia presentó un recurso al Tribunal Supremo y en junio de 2021, el Supremo absolvió al ministerio y cesó la ejecución provisional de la sentencia del TSJM, por lo que todos los trabajadores dejaron de prestar sus servicios de restauración. 

Tras todos estos procedimientos, el Ministerio sacó de nuevo la licitación de carácter urgente. De hecho en el texto se recogía que “todas estas circunstancias han provocado que el mencionado servicio no haya propio prestarse” y necesitaban que “la contratación del nuevo servicio se produzca a la mayor celeridad”. 

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas