Los hoteles independientes se marcan la reserva directa y aumentar el RevPar como deberes para 2023

Los hoteles independientes se marcan la reserva directa y aumentar el RevPar como deberes para 2023

miércoles 29 de marzo del 2023 | 03:10

Los hoteles independientes esperan mucho del año. Después de superar un 2022 con gran éxito para la industria turística, en el que muchas de las expectativas se desbordaron, 2023 comenzó con la perspectiva de continuar con la senda de la recuperación. Incluso a pesar de los vientos que puedan soplar incertidumbre.

Según los datos con los que cuenta Cloudbeds, 2023 también es el año en el que los viajeros están más enfocados a vivir experiencias únicas, lo que supone una oportunidad para los hoteles independientes que pueden ofrecerlas más allá de lo que puede ofrecer un alojamiento estándar. Y los alojamientos tendrán que dar respuesta a estas expectativas.

Para conocer los retos y las metas de los alojamientos de cara a 2023, Cloudbeds ha evaluado los datos de reservas de miles de hosteles independientes en 80 países y ha realizado una encuesta entre los clientes para comprender mejor los retos y objetivos de los alojamientos en 2023. Los resultados, que se recogen en el Informe sobre el estado del alojamiento independiente de Cloudbeds muestran que los datos de las reservas y las tendencias de los últimos meses dibujarán el panorama para los hoteles independientes.

Casi el 70% de la media de ingresos en 2022 en los alojamientos españoles llegaron por parte de las OTAs

Tal y como ha señalado Adam Harris, CEO y cofundador de Cloudbeds, “en líneas generales, se espera que este año el foco de los hoteleros se centre en aumentar la ocupación y el RevPAR, tras un año en el que se incrementaron de forma notable las tarifas de las habitaciones, debido al auge de la demanda y la subida de costes. Los hoteleros, según los datos de este informe de Cloudbeds, prevén además reducir los costes apostando por las reservas directas y mejorando la eficiencia operativa”.

Álvaro Carrillo de Albornoz, director general del Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), explica que “el deseo de viajar es muy fuerte, y a pesar de la situación macroeconómica en la que nos vemos envueltos, se espera un aumento considerable en el número de reservas de viajes, esto se traduce en una formidable oportunidad para los alojamientos hoteleros que deben centrar sus esfuerzos en acrecentar la rentabilidad mediante la implementación de estrategias para reducir costos, como es incrementando las reservas directas”.

Carrillo de Albornoz añade que “las expectativas de los viajeros han variado ligeramente sobre años anteriores, aquí radica la importancia de conocer a los futuros clientes, y estar preparado para poder satisfacer estas nuevas necesidades. Es por ello importante estar al tanto de las últimas tendencias y disponer de las soluciones innovadoras e implementar la tecnología necesaria para mejorar la satisfacción del huésped”.

El reto de incrementar la reserva directa

En el caso concreto de Europa, más de la mitad de los hoteleros -el 52%- consideran que, incrementar la reserva directa es la principal meta que pretenden abordar en 2023. Cabe destacar que, según datos de Cloudbeds, casi el 70% de la media de ingresos en 2022 en los alojamientos españoles llegaron por parte de las OTAs, frente al 32% restante. Para el 39% de los hoteleros, el objetivo será mantener la ocupación y para el 33% incrementar el RevPAR.

En cuanto a la duración de la estancia, tanto antes como después de la pandemia, la tendencia global se ha mantenido, situándose en 2022 a niveles muy parecidos a 2019, con un 73,5% de las reservas de 1-2 noches, mientras que, en el otro extremo, las reservas a partir de 14 días no superaron el año pasado el 0,5%. Teniendo esto en cuenta y el entorno de inflación, desde Cloudbeds pronostican que la tendencia del ‘worktation’ no se mantendrá, ya que los clientes no podrán asumir una residencia adicional.

Aunque cabe destacar las diferencias que se observan en la duración de la estancia de las reservas que se hicieron en Europa: en 2022, el 44% de las noches de habitación reservadas fueron de entre 1 y 2 noches -frente al 46% de 2019- aunque la diferencia más notable se observa en que el 3% de las noches de habitación reservadas de 2022 tuvieron una duración superior a 30 noches. En el caso de España, las estancias de 1-2 noches en España es un 3% inferior en 2022 que en 2019 (40% frente a 43%), y las estancias de larga duración (tras aumentar significativamente en 2020 y 2021) están ahora más en línea con lo que fueron en 2019. En cuanto a la ventana de reserva en España, el plazo medio es de 44 días, un día más que en 2019.

Según los datos de Cloudbeds, a nivel global, mejorar la eficacia operativa es la principal meta para el 34% de los hoteles independientes, mientras que en Europa ese porcentaje se sitúa en el 30%.

Por otra parte, en cuanto a los desafíos con los que los hoteleros europeos encaran 2023, el 52% señala como el principal el aumento de costes por la inflación, el 20% el Marketing digital -la principal meta para el 28% de los establecimientos de 1 a 5 habitaciones a nivel global- mientras que el 18% señala el cumplimiento de la legislación y el 15% mejorar la experiencia del cliente, una prioridad a nivel global para el 31% de los establecimientos con más 70 habitaciones.

En este sentido, en los próximos 2 años, el 30% de los hoteles independientes tiene previsto invertir en la implementación o mejora de iniciativas como el pre check-in digital o llaves digitales para el móvil; el 28% tiene previsto invertir para mejorar la gestión del precio y del revenue y el 25% planea invertir en sistemas de mensajería con los huéspedes.

Noticias Relacionadas