¿De dónde es la vajilla de los mejores restaurantes del mundo?

¿De dónde es la vajilla de los mejores restaurantes del mundo?

jueves 11 de julio del 2024 | 05:35
B2C

Es un hecho indiscutible que nuestro país ocupa desde hace ya unos años un puesto destacado en el panorama de la alta gastronomía. Pero esta reverberación internacional, sello de calidad y excelencia, no solo se la debemos a los chefs y sus cocinas, sino también a todo aquello que hace posible la experiencia. Es el caso de la vajilla, responsable de llevar a la mesa las más diversas creaciones culinarias y de emocionar al comensal incluso antes de haber probado el plato. Además de su parte funcional, la vajilla aporta belleza y pone en valor las recetas.

Paula Gertel y Cameron Fraser, amigos y socios, son los artífices de vajillas presentes  en los mejores restaurantes del mundo. Su taller, Gertel & Fraser Vajillas Vivas, es de los más reputados en el panorama de la alta gastronomía, y se cuece en su taller, ubicado casi al final del barrio barcelonés de  Poblenou.

Ellos se dedican a idear y producir de forma artesanal, pieza a pieza, vajillas de cerámica que hoy están en centena res de los mejores establecimientos del mundo.  Desde Tokio a Dubai, París, Madrid, Barcelona, Lima, Los Ángeles, Nueva York… No hay lugar donde sus platos, cuencos, bowls, bandejas y otras piezas no hayan llegado a las esferas más altas de la cocina.

La vajilla de la más alta gastronomía mundial nace en un taller artesanal de Barcelona.

Entre sus clientes están el Ritz de Nueva York, Smaak en Japón, Can Jubany de Nandu Jubany, Els Tinars de Marc Gascons o los hermanos Roca para El Celler de Can Roca. Entre los momentos más memorables y puntos culimantes de su trayectoria como marca, destacan “cuando David Muñoz les pidió equipar su establecimiento StreetXo; el momento en que su vajilla llegó al Celler de Can Roca y también en el restaurante de Leo Messi en Andorra, Hincha”. Aunque reconocen que les hizo especial ilusión cuando les encargaron la vajilla del Nerua, en el Museo Guggenheim de Bilbao. “Entonces pensamos ‘wow, nuestro arte está en un museo’. ¡Y no en cualquier museo!”, afirman.

También les enorgullece el hecho de que piezas de la marca Gertel & Fraser estén presentes en las mesas de los tres mejores restaurantes españoles del mundo, elegidos en los últimos y prestigiosos premios The World’s 50 Best Restaurants (élite internacional de la gastronomía): Disfrutar (de Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas, en Barcelona), Etxebarri (de Bittor Arguinzoniz, en Bizkaia) y DiverXo en Madrid. Les enorgullece sentir –aseguran– que han participado en el impulso del patrimonio gastronómico nacional.

Raíces de Gertel & Fraser Vajillas Vivas

Su marca arrancó en 2018, aunque se conocieron años atrás compartiendo taller en un espacio dedicado a artesanos, el Edifici Freixas de Hospitalet, cuando decidieron fusionar sus dos especialidades. Ella, ceramista y cocinera; él, artista dedicado al grabado. Sus creaciones son el fiel reflejo de ambas disciplinas, y dan lugar a piezas siempre artesanales y trabajadas una a una con esmero y mimo.

Si llegaron a la producción de vajillas para la alta gastronomía es por vivencias, experiencias y, sobre todo, por encuentros. Paula descubrió la cerámica en Córdoba, donde asegura que hay mucha tradición artesanal. “Vengo de una familia que se ha movido mucho por Latinoamérica. Mi madre siempre compraba piezas de vajilla por el mundo y en casa teníamos mucha variedad, algo que me encantaba. Cuando empecé a trabajar como publicista, me apunté a un taller en mi ciudad, y allí empezó todo. Después me mudé a Barcelona y seguí aprendiendo», explica Paula.

«Hasta que me di cuenta que me quería dedicar a eso, pero no haciendo lo que pedía la gente, sino lo que a mí me gustaba. Además, siempre he sentido pasión por la cocina, como lugar, como ciencia, como arte”.

Fue cuando empezó a investigar junto a Cameron, australiano afincado en Barcelona desde hace más de dos décadas y dedicado al arte del grabado. Ambos artistas fusionaron sus conocimientos y vieron que salían piezas únicas, singulares, bellas y adecuadas para acompañar los mejores platos como una experiencia más en el proceso de la degustación. El tacto, la vista, la sonoridad, la forma, la presencia en mesa, el soporte… Todo participa, todo embellece, todo activa los sentidos.

Un día, su vida se topó con la fotógrafa culinaria Becky Lawton, que le encargó piezas para el libro de recetas del mismísimo Joan Roca. Luego sus amigos y propietarios de La Blava Restaurante la introdujeron en Acme Hostelería, reputada distribuidora de vajillas para alta gastronomía, de la mano de la experta Silvia Pardo que les abrió las puertas de los establecimientos más prestigiosos del mundo. Así empezó todo…

Técnicas de cerámica

En su trabajo, compaginan el torno y una práctica manual artesana, con un barro de formulación propia. Las vajillas están pintadas, grabadas… a veces creadas con técnicas creativas nacidas de su genio, de su imaginación. Es el caso del popular Galet, una pequeña obra nacida para servir sopas y salsas, que pudieron conseguir recuperando el mecanismo de una antigua máquina para elaborar chorizo.

Definen su trabajo como “un producto único, delicado, que combina una potente amalgama de estilos propios con técnicas artesanales, tanto tradicionales como contemporáneas. Esto le da a cada pieza una personalidad propia que realza y redondea la exquisita gastronomía”.

Ahora cuentan con dos líneas principales de vajillas, una artesanal y otra mas clásica. Todo hecho en gres, cocido a alta temperatura y con esmaltes propios. Muchas de sus piezas ya se consideran icónicas en el mundo de la vajilla artesanal de alta gastronomía.

Están por llegar también nuevas colecciones, así como evoluciones de las actuales. “Estamos en un proceso de investigación continua”, señalan. Además, también pueden trabajar con creaciones propias en cuyo proceso creativo y de elaboración participen cocineros y/o responsables creativos de restaurantes. Este trabajo conjunto lo han hecho, por ejemplo, para la creación de una vajilla única y propia, con piezas muy especiales, para el restaurante Sol Post de Formentera.

Outlet de vajilla para todo el público

Su taller, donde es una delicia verles crear, está abierto al público. En él también imparten clases y se venden piezas de vajillas en su outlet (que abre de forma oficial cada mes de diciembre).

Noticias Relacionadas