La Mallorquina afianza su crecimiento en 2020 y abre una nueva tienda en Madrid

La Mallorquina afianza su crecimiento en 2020 y abre una nueva tienda en Madrid

Publicado el jueves 23 de septiembre del 2021 | 06:00
jueves 23 de septiembre del 2021 | 06:00

La Mallorquina es una de las pastelerías más emblemáticas de Madrid. El negocio nació en 1894 de la mano de tres mallorquines. Su primer local se encontraba en calle Jacometrezo de la capital. Pero pronto cambiaron su ubicación y se trasladaron a la Puerta del Sol. Aunque en los primeros años se ofrecían productos como ensaimadas, fiambres y sobrasadas, pronto se empezaron a especializar en la gama de dulces.

La pastelería, que fue una de las primeras en introducir el roscón de Reyes en España, ha ido evolucionando y adaptándose a los cambios de tiempo. El crecimiento de La Mallorquina se refleja en sus últimos datos de facturación a pesar de la llegada de la pandemia. En 2019, la pastelería ha ingresado 4,9 millones de euros, 200.000 euros más que el año anterior. La facturación de la empresa ha ido aumentando progresivamente en los últimos tres años. En 2016, ingresó 3,9 millones de euros, un millón de euros menos de los que se ha logrado en este curso.

También ha habido un incremento en el gasto de personal. En 2018, la empresa gastó 1,7 millones de euros en la plantilla mientras que en 2019 ha aumentado hasta 1,9 millones.

Lo que es cierto es que La Mallorquina, desde su primera apertura en la Puerta del Sol, no ha parado de extenderse por la capital. Su segunda inauguración fue en el barrio de Salamanca, más concretamente en la calle Velázquez. La llegada de esta tienda coincidió con los 125 años de historia de la pastelería.

Y los buenos datos de facturación del curso pasado, han permitido que se haya abierto la tercera tienda en la capital. El establecimiento se encuentra situado en la Glorieta de Quevedo. El local tiene un diseño moderno. Cuenta con grandes ventanales que conectan el interior con el exterior permitiendo que desde la calle se pueda observar el obrador. Además, se ha colocado una barra de mármol que recorre prácticamente todo el local donde se exponen todos los productos. También hay varias mesas y sillas para los clientes que quieran pasar un rato dentro del establecimiento.

Con servicio de tienda online

El modelo de negocio de La Mallorquina va más allá del servicio presencial en las tres tiendas que existen en la capital. La pastelería ofrece también su servicio a través de internet. Se pueden realizar compras de sus productos en la web. Pero también, se ofrecen servicios de catering a domicilio, para eventos privados o reuniones de empresas.

La Mallorquina ha ido incorporando nuevos dulces a su carta. Uno de ellos es la tarta de zanahoria que se ha sumado a la oferta de otros sabores como la de fresa y nata, yema tostada y trufa. La carta de salados también ha ampliado. Se han sumado una amplia variedad de sándwiches individuales o en pack con más de 15 sabores (mousse de salmón, pastrami, sobrada mallorquina…) y empanadas de pollo thai o bacalao y cebolla con pasas, queso gorgonçola, entre otros sabores.

Hay que destacar que en los expositores de las tiendas siempre han permanecido sus productos clásicos como la napolitanas de crema o chocolate (uno de los dulces más vendidos), el croissant, las trufas, el clásico tortel de hojaldre o las pastas de té.

Además, La Mallorquina es una de las pocas pastelerías de España que han importado el ‘Xaxepoch’, un bizcocho seco glaseado y emborrachado de origen francés.

Noticias Relacionadas