El fiasco de la mejor tarta de chocolate de España: el jurado declara el premio desierto

El fiasco de la mejor tarta de chocolate de España: el jurado declara el premio desierto

Publicado el miércoles 30 de marzo del 2022
miércoles 30 de marzo del 2022

Sin la mejor tarta de chocolate de España. El jurado del primer concurso organizado en Madrid Fusión para elegir la mejor tarta de chocolate del país ha decidido que ninguna de las finalistas merecía este galardón.

El jurado formado por expertos pasteleros como Ricardo Vélez, Paco Torreblanca, Frédéric Bau, Julia Pérez y Fernando Sáenz, han mostrado su decepción en la valoración final. Han señalado que estaban sorprendidos por el “bajo nivel” que tenían las tartas que se han presentado en el concurso. Algunos de los comentarios han sido que las texturas estaban muy grasas o “capas que nadan sobre otras”. De hecho, Torreblanca ha explicado ante el auditorio la decisión: “Necesito ser crítico y no es conveniente que ninguna de estas tartas ostente el título de la mejor de España”

A pesar de ello, les han animado a que el año que viene vuelvan a participar y Torreblanca ha añadido que “no es un fracaso” pero el chef les ha pedido que reflexionen sobre el resultado presentado.

De esta manera, el concurso ha quedado desierto porque, según ha señalado el jurado, se podía elegir “la tarta menos mala”. Un resultado que ha afectado a los seis jóvenes finalistas al premio, pero a los que han dedicado unas palabras para apoyarles y animarles a mejorar y seguir trabajando para dar los mejor en la profesión.

El jurado ha afirmado que las tartas tenían un “bajo nivel” y se podía elegir “la tarta menos mala”

En esta primera edición del concurso de la mejor tarta de chocolate de España, seis eran los finalistas: Inés Hernández (Pastelería El Bombón, Valladolid), Manuel Sánchez (Confitería Santa Lucía, Salamanca), María Pirez (Restaurante Saddle, Madrid), Óscar Vicent (Pastisseria Punt de Neu, Borriana, Castellón), Manuel Malilla (Restaurante Magoga, Cartagena, Murcia) y José Carlos Calvo (Pastelería Calvo, Parets del Vallès, Barcelona).

Las tartas se habían llevado ya preparadas, puesto que elaborar estas piezas de pastelería de cero tiene una gran complejidad. Los cocineros debían dar los últimos retoques, especialmente en decoración, antes de presentar. Entre los requisitos: las tartas debían tener más de un 50% de chocolate, pesar, como máximo, un kilo y presentar dos unidades exactas para cinco comensales cada una.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas