Canfranc: de estación de tren emblemática a reconocido hotel de lujo 

Canfranc: de estación de tren emblemática a reconocido hotel de lujo 

martes 25 de junio del 2024 | 05:22
B2C

Año y medio atrás abría sus puertas uno de los proyectos hoteleros más ambiciosos de los últimos años: Canfranc Estación Royal Hideaway Hotel. Es evidente que convertir una histórica estación de 1928 en un hotel de lujo no era una tarea fácil que muchos estuvieran dispuestos a afrontar. Pero sí lo estuvo el grupo Barceló, quien opera este establecimiento bajo la marca Royal Hideaway Hotel.

Para conocer las principales características que hacen que el hotel destaque, su posicionamiento en el mercado y algunos de sus retos futuros, en Sivarious hemos mantenido una conversación con Saúl González, Front Desk Manager at Canfranc Estación, a Royal Hideaway Hotel

Ubicada en los Pirineos aragoneses, la estación de tren de Canfranc, considerada una auténtica joya arquitectónica, resurgió como un hotel de lujo. Este emblemático edificio que se convirtió en la segunda estación más grande de Europa fue inaugurado con el fin de conectar España y Francia. 

Emblemático en el pasado y en el futuro

En palabras de Saúl González, el Canfranc Estación, a Royal Hideaway Hotel, se destaca por varias razones. En primer lugar, por la “historia y patrimonio” que le conceden su emblemática ubicación, ya que combina “una arquitectura impresionante con una rica historia”.

A su vez, Saúl destaca que “como parte de la marca Royal Hideaway, el hotel ofrece un nivel excepcional de lujo y confort”. “Las habitaciones y suites están diseñadas con un estilo sofisticado, equipadas con todas las comodidades modernas, sin perder el encanto histórico del edificio”.

Para Saúl destaca que la gastronomía es otra de sus características más destacables. El hotel alberga restaurantes de alta gama. “La oferta culinaria combina ingredientes locales con técnicas innovadoras, proporcionando una experiencia gastronómica única”.

Las experiencias únicas que ofrece son otra de sus cualidades. El hotel ofrece una variedad de experiencias, desde visitas guiadas que exploran la historia del lugar, hasta un espacio Wellness con tratamientos corporales y una piscina climatizada, diseñados para ofrecer una relajación total.

Segunda vida

Su historia se podría definir como un cuento de luces y sombras. Tras años de verdadero esplendor, Canfranc cayó en el abandono en 1970 debido a un descarrilamiento. Además, durante la Segunda Guerra Mundial, la estación fue un enclave fundamental para el contrabando de oro y la fuga de judíos hacia nuestro país.

Ahora, Canfranc Estación, a Royal Hideaway Hotel, no es solo un hotel de cinco estrellas, sino un auténtico viaje al pasado. Sus huéspedes ocupan espacios que conservan la esencia de la antigua estación. 

Hotel reconocido mundialmente

Con solo un año y medio de vida desde su rehabilitación, el alojamiento de alto standing ha logrado muchos de los reconocimientos de mayor nivel en el panorama hotelero internacional. 

En este sentido, Canfranc Estación royal Hideaway Hotel ha recibido una “Estrella Michelin 2024”. Su restaurante Canfranc Express, dirigido por los directores gastronómicos Eduardo Salanova y Ana Acín, ha conseguido el prestigioso reconocimiento. A su vez, en la primera edición del galardón, una “Llave Michelin” ha ido dirigida al hotel, destacando su compromiso con el servicio y la calidad excepcionales.

Hoy en día, el alojamiento cuenta con 104 habitaciones, de las cuales 4 son suites de lujo. En las habitaciones destaca la inspiración Art Déco a través de las lámparas de latón y los colores suaves. También, los tejidos se han querido cargar de personalidad, como los cabeceros de terciopelo que recuerdan a los de los asientos de los vagones de los años 20. 

“La restauración del edificio ha preservado su esplendor Art Deco, convirtiéndolo en un símbolo de elegancia y nostalgia”.

Saúl González, Front Desk Manager at Canfranc Estación, a Royal Hideaway Hotel.

En este sentido, el hotel se alzó con el premio al “Mejor Diseño de Hotel 2023”, en reconocimiento a la rehabilitación de la histórica estación de tren. En esta misma línea, recibió el premio al “Mejor Proyecto de Rehabilitación Hotelera 2023”, por su labor en preservar y modernizar el icónico edificio.

A lo largo de este tiempo, el alojamiento también ha captado la atención de extranjeros. En este sentido, recibió el premio “Unique Space Traveller Hotel Awards 2023”, un premio de National Geographic Traveller UK por ofrecer una experiencia única e inolvidable. También, fue nominado a “Mejores Nuevos Hoteles 2023”, recibiendo varias nominaciones que subrayan su rápido ascenso en la industria del turismo de lujo.

Para Saúl, el hotel se ha posicionado “rápidamente” como un destino de lujo destacado. “Es el único cinco estrellas gran lujo del pirineo Aragonés. Desde su apertura, ha recibido varios reconocimientos importantes, incluyendo una estrella Michelin para su restaurante y la Llave Michelin, un galardón que se otorga a los hoteles que sobresalen en servicio, instalaciones y oferta gastronómica”. 

“Estos premios reflejan el compromiso del hotel con la excelencia y la innovación en la hospitalidad”.

A su vez, destaca que la “combinación única de historia, lujo moderno y una ubicación en el corazón de los Pirineos Aragonés ha atraído a una clientela exigente que busca experiencias exclusivas y memorables”.

Próximos retos

A pesar de su éxito inicial, según Saúl, el Canfranc Estación, a Royal Hideaway Hotel, enfrenta varios retos de cara al futuro, como el mantenimiento del patrimonio. “Continuar preservando y manteniendo el edificio histórico mientras se integra con las comodidades modernas puede ser un desafío constante. Es esencial asegurar que las futuras renovaciones y mejoras respeten la integridad arquitectónica del edificio”.

Se suma la “la innovación continua. En un mercado de lujo altamente competitivo, es crucial seguir innovando para ofrecer experiencias únicas y personalizadas que superen las expectativas de los huéspedes”. 

“Esto incluye la incorporación de tecnologías avanzadas y la actualización constante de servicios y ofertas”.

La sostenibilidad es otro de los próximos desafíos del hotel. “A medida que la sostenibilidad se convierte en un factor clave en la industria hotelera, el hotel debe continuar implementando prácticas ecológicas y sostenibles para minimizar su impacto ambiental, sin comprometer la calidad del servicio. Para ello, la cadena tiene el plan de Barceló ReGen”.

Además, como es evidente, la adaptación al cambio es una de las tareas continuas a las que se enfrentan los hoteles. En este sentido, la capacidad de adaptarse a los cambios en las tendencias de viaje y las expectativas de los huéspedes “será fundamental”. “Esto incluye la gestión de cualquier desafío que surja a nivel global, como cambios económicos o restricciones de viaje, asegurando que el hotel pueda seguir atrayendo a una clientela internacional”, explica Saúl.

Noticias Relacionadas