Too Good to Go se queda sin directora general en España en plena regulación del desperdicio

Too Good to Go se queda sin directora general en España en plena regulación del desperdicio

Publicado el martes 28 de junio del 2022
martes 28 de junio del 2022

A las puertas de la futura ley contra el desperdicio alimentario, cuyo proyecto fue aprobado por el Gobierno a principios de junio para su tramitación parlamentaria, Too Good to Go ha dejado de contar con los servicios de su actual directora general para España y Portugal, Madalena Rugeroni.

Según la información confirmada por Sivarious, Rugeroni abandonó hace algo más de un mes la aplicación de rescate de comida más grande del mundo para emprender nuevos retos profesionales. La hasta ahora máxima responsable en la Península Ibérica ha asumido la dirección global Bitpanda, plataforma de negociación austriaca que proporciona un intercambio de criptomonedas, negociación de materias primas y valores, y ETF.

Desde la filial española confirman esta salida e indican que la nueva persona que se pondrá al frente de la iniciativa en nuestro país todavía no se ha incorporado. Quien asuma las riendas de Too Good to Go trabajará para alcanzar el objetivo de evitar el desperdicio de 5 millones de alimentos este año, una cifra muy ambiciosa si se tiene en cuenta que desde su desembarco en 2018 ha salvado 6 millones. No obstante, es realizable, dado que en nuestro país se tiran 1.364 millones de kilos anuales en los hogares españoles.

La aplicación participó en la elaboración del proyecto ley contra el desperdicio alimentario

La consecución de esta meta está íntimamente relacionada con la iniciativa impulsada por el Gobierno, que podría entrar en vigor el 1 de enero de 2023, y en la que han participado distintas asociaciones y empresas como Too Good To Go. De hecho, la propia Rugeroni aportó su visión para la elaboración del proyecto de ley, que entre otras cosas implicará para las empresas de hostelería la obligación de elaborar un plan de prevención para minimizar las pérdidas y destinar los alimentos a otros usos.

El texto, pendiente de ser remitido a las Cortes para su tramitación parlamentaria, contempla infracciones para los comercios que no cumplan con esta legislación. Este régimen sancionador, que oscila entre los 2.001 y 60.000 euros en función de la falta, abre una ventana de oportunidad a las plataformas que luchan contra el desperdicio.

A este respecto, hace semanas Rugeroni destacaba en conversaciones con este medio cómo, aunque no tenía estimaciones del impacto directo en el negocio nacional de Too Goo to Go, el impulso de una ley similar en Francia había convertido a la plataforma «en una herramienta necesaria para todos los agentes del sector, y especialmente para los supermercados, ya que ayuda a la redistribución eficaz de estos excedentes».

Con cerca de 110 empleados a nivel nacional, la plataforma salvó más de 3,8 millones de packs de comida durante 2021, cifra que supuso un aumento del 90% respecto a los dos años anteriores. Lo hizo gracias a su capacidad para conectar a más de 14.000 establecimientos con 4 millones de usuarios en nuestro país. La red de comercios la integran desde restaurantes a grandes distribuidores de comida, como Carrefour y Alcampo.

A este respecto, durante el año pasado se unieron cadenas de restauración como La Tagliatella, Domino’s Pizza, Decathlon, Aloha Poké, las tiendas de IKEA o grandes cadenas hoteleras como NH, Meliá o Barceló. Con presencia en más de 17 países, en 2021 también cerró una ronda de financiación de 31 millones de euros para continuar su expansión.

Su soft­ware conecta miles de restaurantes que van a tirar comida con millones de usuarios, y les permite venderla a precios de oferta a cambio de una comisión de alrededor de un euro. Y aunque la empresa evita hablar de cifras económicas, fuentes oficiales señalan que todos los ingresos se reinvierten en el negocio.

Noticias Relacionadas