Pescaderías Coruñesas pone en garantía su emblemático edificio de Canalejas para hacer frente a un préstamo de 9 millones

Pescaderías Coruñesas pone en garantía su emblemático edificio de Canalejas para hacer frente a un préstamo de 9 millones

Publicado el martes 07 de diciembre del 2021
martes 07 de diciembre del 2021

La hostelería ha sido uno de los sectores más dañados con la llegada de la pandemia. Los restaurantes y bares tuvieron que echar el cierre con el confinamiento. Muchos negocios tuvieron que tramitar ERTE para poder solventar la situación económica, e incluso, en algunos casos se han llevado a cabo despidos.

La situación actual ha mejorado. A pesar de ello, muchos establecimientos, debido a la incertidumbre económica generada por la pandemia, han recurrido a facilidades de crédito. A su vez, las entidades financieras están exigiendo avales en el caso de que no se pueda solventar el pago. Muestra de ello es el caso de Pescaderías Coruñesas, una empresa de pescado y marisco que nació en 1911 que ha ampliado su negocio y ya cuenta con varios restaurantes como El Pescador, O’Pazo, Filandón y también ha comprado recientemente el mítico Lhardy.

Las cuentas de Pescaderías Coruñesas muestran que han tenido que solicitar un préstamo. Pero no ha sido la primera vez. En 2019, la empresa ya tenía uno con las entidades financieras que asciende a algo más de 8 millones de euros. En este 2020, la compañía ha pedido otro (en torno a 9 millones) y la cifra total en préstamos ha aumentado a 17 millones de euros.

Además, este último préstamo tiene en garantía un inmueble situado en el centro de Madrid. Este inmueble corresponde al emblemático edificio de Canalejas. Está situado en el corazón de la ciudad, más concretamente en la plaza Canalejas, en la esquina de la plaza con la Carrera de San Jerónimo, una zona de la capital que conecta directamente con la Puerta del Sol.

Esta fue una de las primeras grandes operaciones inmobiliarias que hizo Pescaderías Coruñesas en el verano de 2013. El edificio tiene unos 5.000 metros cuadrados y forma parte de la cartera de la Mutualidad de la Abogacía. La empresa lo compró por 20 millones de euros.

La compañía, propiedad de la familia García Azpiroz, ha ido ampliando poco a poco su cartera inmobiliaria después de incluir este edificio. Otra de las grandes inversiones ha sido la compra del Teatro Reina Victoria. Fue adquirido en 2018 al presentador Carlos Sobera. Una operación valorada en 9,4 millones de euros. 

Su última compra ha sido la compra del restaurante Lhardy. Pescaderías Coruñesas y los propietarios del establecimiento madrileño llegaron a un acuerdo de compra-venta que evitó el concurso de acreedores y salvar el negocio. La compañía se comprometió a mantener la plantilla y los proveedores.

Pescaderías Coruñesas es el brazo inversor del grupo Pescacoruña a través del que se canalizan todas las inversiones inmobiliarias.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas