Meliá se marca el objetivo de firmar 40 nuevos hoteles al año tras la pandemia

Meliá se marca el objetivo de firmar 40 nuevos hoteles al año tras la pandemia

Publicado el jueves 16 de junio del 2022
jueves 16 de junio del 2022

Meliá Hotels International ha trazado una ambiciosa hoja de ruta para dar por superado el episodio negro de la pandemia. El plan estratégico, denominado ‘Camino hacia 2024, pretende recuperar los niveles prepandémicos y ser en dos años «una empresa más grande, más rentable, más digital y eficiente, y más sostenible».

Uno de los pilares sobre los que construir el crecimiento del futuro es la expansión. La cadena hotelera planea incorporar una media de 40 hoteles y 9.000 habitaciones cada año con su foco puesto en el eje vacacional de las regiones del Caribe, Sudeste Asiático, Mediterráneo y África Oriental, indicó este jueves la compañía durante su asamblea general de accionistas. Ese ritmo de incorporaciones supone casi duplicar la media de nuevos hoteles que ha integrado a lo largo de los años previos a la pandemia.

La compañía construirá tres complejos hoteleros («resorts») en Arabia Saudí, con una inversión de 266,5 millones de dólares (254 millones de euros) financiados por el fondo de turismo saudí, con lo que se convertirá en la primera empresa hotelera española en operar en el país. Otra operación que ha destacado Meliá Hotels International es la incorporación, a principios de año, de doce nuevos hoteles en Vietnam, lo que significó duplicar su catálogo en el país indochino hasta los actuales 24 instalaciones, lo que le ha convertido en el grupo hotelero con mayor número de habitaciones.

La compañía construirá tres complejos hoteleros en Arabia Saudí

El vicepresidente y consejero delegado de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer Jaume, ha reafirmado que desplegará una estrategia financiera destinada a reducir la deuda financiera del Grupo y a retornar de manera progresiva a los excelentes niveles de apalancamiento previos a la pandemia. Según los resultados del primer trimestre de este año enviados por Meliá a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la deuda financiera de la compañía era de unos 1.300 millones de euros.

Escarrer ha señalado que el grupo dejó de consumir caja tras la superación de la Ómicron el pasado marzo y que espera cerrar una nueva operación de venta de algunos activos en el segundo semestre de este año. El consejero delegado ha apuntado que el objetivo consiste en reducir la deuda en, al menos, 250 millones: así como obtener un EBITDA de, al menos, 400 millones en 2022, excluyendo plusvalías; y a mejorar, en el año 2024, el margen de EBITDA del Grupo en no menos de 300 puntos básicos.

Por otro lado, «la capacidad digital y muy especialmente, el liderazgo en Distribución, se han convertido en uno de los principales atractivos para la expansión de las marcas del Grupo bajo fórmulas poco intensivas en capital, como los contratos de gestión y franquicia que representan el 96 % de los hoteles en el pipeline actual del Grupo«. Al igual que la innovación y la transformación organizativa.

Otra de las prioriades de la hotelera son la sostenibilidad. Como muestra de este compromiso, se dispone a inaugurar en breve el primer hotel “neutro en carbono” de la Compañía, el Gran Meliá Villa Le Blanc, en la isla de Menorca.

Noticias Relacionadas