Frutas Prohibidas, el restaurante vegano de Madrid que prepara más aperturas antes de 2022

Frutas Prohibidas, el restaurante vegano de Madrid que prepara más aperturas antes de 2022

Publicado el martes 19 de octubre del 2021
martes 19 de octubre del 2021

El restaurante vegano Frutas Prohibidas tiene previsto nuevas aperturas en la capital. Este establecimiento abrió en Madrid en 2016 como una cafetería, juice bar y restaurante vegano. Se trata de un local en el que la oferta gastronómica es muy variada. De ella, pueden disfrutar tanto veganos como no veganos.

Frutas Prohibidas se caracteriza por utilizar productos de proximidad y Bio en todos sus platos. Además, cada día innovan para traer platos nuevos a su oferta de comida vegana. Según uno de sus socios fundadores, Javier Redondo, el establecimiento “nace de la idea de crear un espacio de comida 100% Plantbased para veganos y no veganos”. Señalan que quieren “llevar este tipo de alimentación a todo el mundo. Convertir esta forma de comer en algo mainstream”.

Redondo afirma que el lema de Frutas Prohibidas es “Amazing Vegan Food for Everyone” porque para ellos “no hace falta ser vegano para disfrutar de la experiencia”. Añade que ellos se enfocan “en gustar a todo el mundo, y cuidamos mucho el sabor y la estética de los platos”. 

Los dueños de este local vegano de Madrid están a punto de extender su negocio: “Tenemos previsto abrir nuevos negocios en la misma línea antes de que termine este año”, cuenta Redondo.

También indica que una de las ventajas del local es que cuentan con “cocina abierta todo el día, en la que puedes pedir cualquier plato de la carta a cualquier hora, desde desayunos, burgers, postres, bowls saludables, cócteles, tanto a las 10 de la mañana como a las 10 de la noche, que hace muy cómodo y flexible la experiencia”.

El socio de Frutas Prohibidas cree que este tipo de restaurantes son necesarios y que “es parte de la evolución de la gastronomía”: “Cada vez somos más conscientes de que necesitamos cuidar nuestra salud, la del planeta y el bienestar animal”, afirma Redondo.

Sobre la crisis en el sector por el coronavirus, Redondo asegura que no han notado tanto como otros locales “más enfocados a comida tradicional, oficinistas o sitios de menú” el azote de la pandemia “afortunadamente”. 

“Por suerte, nuestro público ha seguido viniendo a visitarnos en todos estos meses. El hándicap ha sido poder mantener todas las medidas sanitarias y la restricción de aforos, que han hecho que no pudiéramos atender a todo el público y mucha gente haya tenido que soportar esperas más largas de lo habitual”, cuenta el socio de Frutas Prohibidas. Y añade que “se echa de menos la llegada de turistas, que poco a poco van volviendo a visitarnos”.

Frutas Prohibidas trabaja el delivery con Kitch

Frutas Prohibidas trabaja con la startup tecnológica portuguesa Kitch. La plataforma permite al restaurante controlar sus pedidos on-line. Esta empresa ofrece sus servicios en cuatro ciudades españolas: Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga.

“Trabajamos con ellos desde principios de verano. Nos da la libertad de poder controlar nuestros pedidos propios, poder tener unificados en un mismo sitio los pedidos de los demás marketplaces y vender directamente desde nuestro perfil de Instagram”, cuenta Redondo.

Además, al trabajar con Kitch se tienen que poner más recurso en el marketing que “en otros marketplaces con bases de clientes amplias, para poder hacer que el cliente pida a través de tu propia web, pero una vez has conseguido esto, consigues una mayor rentabilidad, ya que no estás sujeto a altas comisiones”, concluye Redondo.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas