Aramark reorganiza su cúpula en España tras la salida del número dos

Aramark reorganiza su cúpula en España tras la salida del número dos

lunes 14 de noviembre del 2022

Acción-reacción en Aramark España. Días después de la salida fulminante de Bruno Cesena como número dos, la matriz de la compañía estadounidense ha acometido una reorganización en su comité de dirección con el objetivo de adaptarse a las necesidades del sector y afrontar los retos de futuro.

En el marco del nuevo esquema directivo, la compañía ha nombrado a Mario Rodríguez nuevo vicepresidente de operaciones, Compaginará esta nueva responsabilidad con sus funciones actuales como director del área de desarrollo de negocio.

Rodríguez, que cuenta con una exitosa trayectoria profesional de más de 18 años en Aramark en el desarrollo de negocio, liderará esta nueva área con el objetivo de situar al cliente en el centro de las operaciones, reforzar el rigor en la ejecución y trasladar la importancia del trabajo en equipo de forma trasversal en toda la organización.

La compañía ha nombrado a Mario Rodríguez y Sergio Mesa como responsable de operaciones y comercial, respectivamente

Por otra parte, se ha nombrado Sergio Mesa como director comercial, reportando directamente al área de operaciones, y entra así a formar parte del comité de dirección de la compañía. Mesa ha desarrollado su trayectoria profesional durante los últimos 16 años en diferentes cargos dentro del área comercial de Aramark, como responsable Nacional de Desarrollo de Negocio para la línea de Sanidad.

Según Jaime Thiebaut, consejero delegado de Aramark España, “estos cambios responden a la necesidad de la compañía de adaptarse al crecimiento y expansión actual y futuro. Nos permiten consolidar la total colaboración entre todos los departamentos, asegurando el crecimiento del negocio y reforzando la responsabilidad conjunta en la fidelización de nuestros clientes”.

Cabe recordar que, como ya informó este medio, su matriz estadounidense ha tenido que inyectarle 30 millones de euros en los dos últimos años para equilibrar su estructura patrimonial. Aportaciones que se producen después de pérdidas significativas que, al cierre de 2021, superaban los 35 millones al cierre de 2021. Consecuencias principalmente del impacto que ha tenido el coronavirus en sectores clave para su negocio, como son los espectáculos deportivos, conciertos multitudinarios, entre otros.

Así, si antes de la pandemia su facturación se situaba en los 243 millones de euros, finalizó 2021 en 121,6 millones. No obstante, la compañía de restauración espera volver a niveles de actividad similares a los anteriores a la declaración de la pandemia gracias a que el mercado de prestación de catering vuelve a reactivarse con el aumento de demanda privada. 

Noticias Relacionadas