Escarrer (Meliá): «La industria tiene que hacer el esfuerzo de ser más atractiva para atraer talento»

Escarrer (Meliá): «La industria tiene que hacer el esfuerzo de ser más atractiva para atraer talento»

Publicado el viernes 20 de mayo del 2022
viernes 20 de mayo del 2022

Con optimismo tras la «mejor Semana Santa de la historia de la compañía», pero desde «la máxima prudencia». Así de contenido se muestra el consejero delegado de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer, a la hora de hacer balance de estos dos últimos años. Durante este periodo la compañía ha perdido la mitad de su facturación, al pasar de los 1.800 millones de euros en 2019 a los 902 millones en 2021, y acumulado pérdidas por valor de 787 millones.

Pese a la tormenta de la pandemia, el grupo hotelero confía en conseguir una recuperación en ‘V’. Según manifestó Escarrer en la presentación de las perspectivas para la temporada 2022, prevé que el segmento vacacional mejore las ventas de 2019 gracias al número de reservas registradas y la condición de España como «destino-refugio» por excelencia. En cambio, el sector urbano se mantendrá un 13% por debajo del nivel de hace tres años, debido a que «la recuperación de la actividad de congresos se ha demorado más». La idea es que recobre el pulso a partir de 2023.

El responsable de la hotelera considera que han hecho los deberes en digitalización durante la pandemia

Una de las razones que invitan a este optimismo es una «extraordinaria» Semana Santa en la que los hoteles españoles consiguieron superar por primera vez los ingresos por habitación disponible (RevPar) de 2019, animados por el incremento de las ventas online (+28%) y a nivel global (24%). Este buen desempeño de abril sigue la línea positiva del primer trimestre, en el que la compañía disparó sus ingresos un 256%, hasta los 271 millones.

Esta evolución ha ido acompañada de una mejora de los márgenes y el impulso a la expansión, que se traduce en la firma de 45 nuevos hoteles firmados desde el último trimestre de 2021, el triple que en un año normal. Todos ellos en régimen de gestíón. En vista de todo lo anterior, Escarrer considera «hechos los deberes en digitalización», con más del 50% de las ventas directas logradas por ese canal, y en vacacional con un peso actual del 80%.

No obstante, uno de los problemas generales a los que se enfrenta el sector es la falta de personal, lo que «pone de manifiesto lo vulnerable que ha sido el sector turístico durante este tiempo». En este sentido, la cadena ha ofertado más de 2.000 nuevos puestos de trabajo en lo que va de año. Para Escarrer, la industria debe hacer «un esfuerzo titánico» para ser «más atractiva e intentar retener y promover el talento de quien quiera desarrollarse profesionalmente».

Por otro lado, Escarrer asume que «tenemos que trabajar la rentabilidad por la fuerte inflación que estamos viviendo». Ya en Fitur algunos operadores hoteleros reconocieron dificultades para traspasar el incrementos de costes en energía, materias primas y perecederos a las tarifas. Situación que afectará a los márgnes, según Escarrer, quien plantea como solución el incremento de tarifas que ya se está produciendo en el sector.

En el caso de Meliá, este aumento tarifario sí podría compensar la inflación por la menor exposición a la intermediación. «Pero los hoteles y cadenas más turoperadores, que fijaron precios hace un año con sus distribuidores, cuando no sabían cómo se iba a comportar la demanda ni cómo estaría la inflación ni los costes energéticos», añadió el máximo responsable de la hotelera mallorquín.

Noticias Relacionadas