Yumminn acelera para llevar su plataforma de pago fuera de España

Yumminn acelera para llevar su plataforma de pago fuera de España

Publicado el lunes 23 de mayo del 2022
lunes 23 de mayo del 2022

Christian Campillo siempre ha tenido muy claro que «cuando el cliente pide la cuenta es porque quiere irse». De hecho es la idea que sirvió como germen de lo que hoy es Yumminn, la startup catalana que permite optimizar el tiempo de espera a la hora de pagar en bares y restaurantes. Y aunque prácticamente acaba de iniciar su actividad -el sistema de pago comenzó a operar en enero- está despertando un gran interés. No solo en el sector, donde prestan servicio a un número creciente de negocios, sino también entre fondos de inversión.

La empresa consiguió cerrar una primera ronda de financiación de 420.000 euros con el apoyo, entre otros de Enisa, Oryon Capital y Antai Venture Builder. «En el caso de Antai nos está ayudando a nivel de conexiones con el objetivo de irnos fuera a partir del segundo semestre de este año», explica Campillo, CEO de Yumminn, en declaraciones a Sivarious. El objetivo es dar el salto al mercado extranjero. A la espera de conseguir próximamente fondos en el mercado para financiar este proyecto de expansión, tienen analizados varios países donde operar.

Sus fundadores confían en terminar el 2022 trabajando con 1.000 restaurantes en España

Está en plena fase de aceleración a nivel doméstico, donde ya cuentan con una veintena de trabajadores en todo el mapa. Sus fundadores confían en terminar el 2022 trabajando con 1.000 restaurantes, una meta viable teniendo en cuenta que cada semana alrededor de veinte nuevos establecimientos contratan su solución. «Nuestro objetivo es consolidar nuestra posición en España un mercado muy grande donde hay 90.000 restaurantes, sin hablar de bares, cafeterías u hoteles Y justamente abrir otros mercados donde también hay mucho potencial», indica al respecto el ejecutivo.

Aunque entre sus clientes destacan grupo de restauración ordenada y restaurantes que figuran en la guía Michelín, Yumminn ofrece su producto a negocios con una facturación o índice de rotación de mesas determinados. Su propuesta de valor se centra en cuatro puntos. «Uno es ayudar a mejorar la rentabilidad. Otras son aumentar la motivación de los empleados y la calidad del servicio, lograr una gran visibilidad para el restaurante y, por úlltimo, hacer creccer la satisfacción del consumidor». Ejes que, según Campollo, resultan fundamentales «para mejorar esa experiencia de consumidor y hacer que el cliente vuelva».

De esta forma, mediante el escaneo de un código QR con el teléfono móvil Yumminn consigue reducir drásticamente el tiempo de espera al comensal, que destina una media de 13 minutos a pagar. Por el lado del camarero, suelen emplear entre tres y seis minutos para cobrar una mesa de dos o cuatro comensales. Asimismo, el ticket medio se incrementa de media entre un 12 y 16%, mientras que la rotación lo hace un 7%. Por útlimo, favorece propinas entre un 55% y hasta un 400% más altas, cuando muchos consumidores no suelen incluir en el momento de pagar con tarjeta.

Partiendo de la base de que hoy por hoy el 80% de los pagos en restaurante se efectúan mediante tarjeta, en Yumminn dan por descontada una tranformación que se producirá más pronto que tarde. Ven más probable que se abrace su propuesta antes que las empresas apuesten por desarollar su propio sistema de pago. «El que tiene más que perder es el banco, porque es el datáfono y el producto de entrada para vender créditos seguros, y si ellos no se adaptan o se unen a una solución como la nuestra, quien va a acabar ganando seremos nosotros». O por lo menos, creen que el cambio de mentalidad bancario se producirá antes en el extranjero.

Por cada pago realizado a través de Yumminn, el restaurante debe pagar una comisión algo superior al actual sistema de cobro con los datáfonos bancarios. “La gran ventaja es la facilidad y la rapidez con la que pueden saldarse las cuentas y el hecho de que a los camareros se les libera de la tediosa tarea y pueden dedicar ese tiempo a mejorar el servicio de la sala y a recomendar mejor algunos platos o sugerencias de la carta, por lo que se incrementa el tíquet medio por mesa”, concluye Campillo.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas