La batalla de los pisos turísticos: Madrid y Valencia mueven ficha

La batalla de los pisos turísticos: Madrid y Valencia mueven ficha

lunes 03 de junio del 2024 | 05:02

La lucha entre los pisos turísticos con los vecindarios y los alojamientos hoteleros continúa con fuerza en toda España. Aunque la oferta turística de este tipo de alojamientos se ha convertido en un creciente foco de problemas de convivencia a nivel nacional, hay comunidades en los que la incidencia es aún mayor, como en Madrid o Comunidad Valenciana, entre otros.

En el caso de la capital, es indiscutible que la proliferación de viviendas turísticas ilegales se ha disparado a lo largo de los últimos años. En la ciudad operan 14.699 establecimientos turísticos: el 92 % son viviendas de uso turístico, unas 13.502, pero sólo 941 funcionan con licencia municipal.

Con el objetivo intentar poner solución a esta problemática, el pasado mes de abril el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, anunció la puesta en marcha de un plan de acción para equilibrar el mercado de hospedaje en la ciudad.

Se trata de una estrategia que cuenta con diferentes acciones. Por un lado, el endurecimiento del régimen sancionador para aquellos propietarios cuyos inmuebles operen como viviendas de uso turístico sin contar con autorización del Ayuntamiento. 

A lo que se suma la suspensión temporal de las licencias municipales con carácter inmediato mientras dure la aprobación de la nueva ley. Y, por último, el refuerzo de la plantilla de inspectores y la publicación de un listado oficial de este tipo de viviendas con licencia y su ubicación.

Prohibidos nuevos pisos turísticos en edificios residenciales

Durante el año antes de la pandemia, la Comunidad Valenciana disponía de 80.164 apartamentos y viviendas turísticas con licencia. Ahora, en pleno momento de auge del turismo, el número ha ascendido un 22% hasta alcanzar los 103.046.

El Ayuntamiento de Valencia, liderado por María José Catalá, ha emprendido una profunda batalla contra el crecimiento descontrolado del sector de alquileres turísticos y la oferta ilegal. En este sentido, el consistorio ha aprobado una moratoria que impide la concesión de nuevas licencias para viviendas de uso turístico en edificios residenciales durante un año. 

Exclusiones de la moratoria

Esta medida afecta a las viviendas dentro de comunidades de vecinos, un sector que actualmente cuenta con 10.854 pisos turísticos registrados oficialmente en la ciudad. Con esta nueva normativa, se busca frenar de forma concreta a los pequeños propietarios.  

Resulta importante destacar que la moratoria aprobada no afecta a los bloques completos de pisos turísticos ni a los propios hoteles, a pesar de las solicitudes de la Asociación Valenciana de Viviendas de Alquiler de Corta Estancia (AVAEC).

Las empresas que reforman edificios enteros para dedicarlos al alquiler vacacional quedan exentas.

Control del mercado turístico

A su vez, la moción aprobada se plantea seguir adelante con el Plan de Inspecciones de apartamentos turísticos iniciada el pasado verano por el equipo de Catalá tras acceder al ejecutivo local, «incidiendo especialmente» en «aquellas ubicadas en planta baja».

En este contexto, hace referencia a diferentes conceptos como la gentrificación de los barrios y la turistificación, así como la alta rentabilidad de las viviendas turísticas frente al alquiler convencional.

Noticias Relacionadas