El proceso judicial de Husa Hoteles echa por tierra el plan de rescate

El proceso judicial de Husa Hoteles echa por tierra el plan de rescate

Publicado el lunes 07 de febrero del 2022
lunes 07 de febrero del 2022

Joan Gaspart, empresario y expresidente del FB Barcelona, naufraga en su plan de salvación para reflotar la cadena hotelera Husa, que llegó a contar con 160 establecimientos por todo el país y lleva sumida en concurso de acreedores desde 2014.

Tras dejar de operar en España hace un año, el también exvicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) había fiado las posibilidades de supervivencia de la enseña a una ambiciosa expansión por China, pero los sucesivos cierres de frontera en el país asiatico y la liquidación del grueso de sociedades integradas en el grupo han dado al traste con esta esperanza.

Con el objetivo de renacer en Asia, el empresario constituyó en 2016 las sociedades Husa Fénix y HITG 2016 Explotaciones Hoteleras. Dos años después, buscando aprovechar el auge del turismo en el continente, abrió un primer establecimiento de la mano de un socio local. La aspiración era llegar a gestionar una veintena de hoteles de tres y cuatro estrellas en colaboracion con Shaihaihui Ting Hotel Management, una empresa de decoración e interiorismo con sede en Qingdao. Sin embargo, la pandemia ha terminado frustrando la aventura.

El pasado enero Joan Gaspart tomó la decisión de detener sus operaciones en China ante la falta de flujo turístico

A principios de este año Gaspart tomó la decisión de detener sus operaciones en China ante la falta de flujo turístico. Aunque supuestamente se trata de un cierre temporal, el plan de liquidación planteado por la administración concursal amenaza con volverlo definitivo. Principalmente porque está previsto utilizar las acciones de Husa Fénix y HITG 2016 como garantía en el pago de deudas frente a los acreedores.

De hecho, de acuerdo con la documentación consultada por Sivarious, el juzgado mercantil número 3 de Barcelona acaba de aprobar la propuesta de liquidación de ambas empresas, por lo que ya están presas en el concurso. Son los únicos activos que mantiene la organización, si bien el hecho de que jamás fuera patrimonialista hizo que apenas hubiera establecimientos que subastar.

Todo después de que la administración concursal designada por el juez en el concurso de acreedores de Hostelería Unida (Husa), advirtiera la existencia de pagos entre empresas afectadas por el procedimiento y otras fuera del concurso Según contaba Vozpópuli, detectaron «operaciones realizadas entre empresas del Grupo, básicamente, con el objetivo de evitar embargos de las Administraciones Públicas«. A raíz de este hecho, el pasado mes de octubre la Agencia Tributaria envió una carta a la magistrada del juzgado solicitando que declarase «antijurídicas” las transacciones.

La participación de Hacienda en el proceso no es casual, ya que entre los principales afecados por estos impagos se encuentran Hacienda y la Seguridad Social. En 2015 se opusieron a una quita del 95% del pasivo superior a 200 millones que llegó a acumular. Y aunque se acordó un periodo de cinco años para empezar a cobrar, tanto la Administración Pública como los acredores ordinarios se encontraron en febrero de 2021 con la liquidación de Husa ante su incapacidad de hacer frente al pago de diez millones de euros previsto.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas