Rocacho Plaza incorpora arroces y fideuás para uno en barra

Rocacho Plaza incorpora arroces y fideuás para uno en barra

lunes 05 de febrero del 2024 | 19:00
B2C

Cada vez es más habitual ver mesas de uno en restaurantes de nivel, así como personas que buscan algo rápido, pero excelente, y apuestan por las barras más selectas de la capital en su hora de la comida de manera individual. Los establecimientos se han dado cuenta de esta tendencia y se han ido ajustando a ella ofreciendo
medias raciones y formatos más livianos. Pero aún hay una asignatura pendiente: en la inmensa mayoría de los establecimientos prestigiosos que tienen una destacada carta de arroces hace falta un mínimo de dos comensales para poder disfrutarlos.

En Rocacho Plaza esto era así antes, pero desde ahora se sirven todos sus arroces y fideuás para un comensal en las mesas altas y la barra del establecimiento. Y como el resto de su carta, en horario ininterrumpido, desde las 12 del mediodía hasta las 23 horas. En su poco más de medio año de vida, este nuevo Rocacho, en la plaza del Marqués de Salamanca, se ha convertido en un punto imprescindible para los entusiastas del aperitivo y de la sobremesa que buscan la excelencia gastronómica en un formato relajado. Rocacho Plaza mantiene la esencia de la casa madre—que abandera una cocina tradicional con protagonismo del mejor producto—.

Además de un elegante comedor con mesas bajas y una terraza acondicionada, lugares concebidos para encuentros más relajados, dispone de una amplia sala con mesas altas en torno a su barra, y dos terrazas exteriores, que están pensadas para tapear o comer algo rápido. Es en estos espacios en los que se puede disfrutar de sus arroces y fideuás individuales. Como es marca de la casa, todos ellos se hacen con caldos elaborados cada día, que requieren de más de siete horas de pausada cocción.

El establecimiento se ha convertido en un punto de encuentro imprescindible para aperitivos y largas sobremesas

En total, tres paellas (de señoret, con gamba y langostino pelado; de pollo campero y verduras de temporada. y de cigalas y alcachofa), un arroz negro con sepia y alioli, uno con carabineros y tres fideuás (marisco, con carabineros o con tinta de calamar, carpaccio de gamba roja y alioli) que se servirán en una paella individual.


Picoteo, carnes única y vinos por copa

Rocacho Plaza ofrece la misma carta que la casa fundacional, obra del chef Jairo Soria. En la zona de barra hay, además, una carta de picoteo en la que hay bocados como la deliciosa ensaladilla Rocacho, las croquetas (de gamba roja o flor de cecina), los torreznos de Soria, el bombón de txangurro, los tacos (de ceviche de corvina, molleja de vaca o de cangrejo de cáscara blanda), los rocachitos de bacalao con alioli o los embutidos prémium (cecina, chorizo y salchichón de buey). Por supuesto, no faltan las selectas carnes de El Capricho. Los comensales de este espacio más relajado que lo deseen pueden disfrutar de toda su selección de cortes, pero también de piezas más pequeñas, como las chuletas de vaca (90 y 40 días de maduración), disponibles desde 500 gramos. Por supuesto, es posible adaptar el corte al número de comensales.

Del resto del amplio menú, destacan las sugerencias diarias, que cambian según mercado, y que suelen exhibirse en la vitrina que preside la barra, y los platos de cuchara y guisos, ideales para los días de frío.

El restaurante cuenta con una interesante oferta de vinos por copas. En Rocacho Plaza se ofrecen, actualmente, siete referencias de vinos tintos, cinco blancos, un rosado y tres espumosos, entre los que sobresale el champagne Taittinger Brut Réserve. Y por supuesto, es conocida entre los amantes del buen beber su exclusiva carta de destilados. En ella se encuentra una selección de los diez más exclusivos del mercado, que se ofrecen tanto por botellas como en vaso tipo old fashioned y en formato shot, algo poco habitual por el alto precio de las botellas, que oscila entre los 250 euros y los 950 euros.

Noticias Relacionadas