El Ocean Drive Madrid ultima su apertura: «está planteado para que sea rentable desde el principio»

El Ocean Drive Madrid ultima su apertura: «está planteado para que sea rentable desde el principio»

Publicado el miércoles 16 de febrero del 2022
miércoles 16 de febrero del 2022

Para Marc Rahola (Barcelona, 1974), todas las situaciones de la vida forman parte de un aprendizaje. Mentalidad que le lleva a entender estos tiempos de pandemia como una masterclass antes que como un mal sueño, aun cuando la situación ha obligado a retrasar más de un año la apertura de su nuevo hotel: el Ocean Drive Madrid, que en principio tenía previsto ver la luz a principios de 2021.

Con una inversión de 35 millones de euros y unas obras de nueve meses, el flamante establecimiento del grupo OD está listo para abrir sus puertas de cuatro estrellas. Lo hará el próximo 25 de febrero en una ubicación privilegiada como es la plaza de Santa Isabel, enfrente del Teatro Real. Más concretamente, en el edificio donde se ubicaba el emblemático Real Cinema y que desde 2018 es propiedad de la compañía, siguiendo su política de apostar por la gestión de establecimientos propios.

Tras los retrasos en la apertura, el Ocean Drive Madrid prevé tener una ocupación media superior al 70% en su primer año de actividad. De hecho, cuentan con cincuenta reservas para el día de la inauguración. «El proyecto está planteado para que sea rentable desde el principio», asegura el CEO en conversación con Sivarious. Preguntado por el business plan, responde que la situación actual invita a ser flexible, si bien la intención es que el negocio alcance el punto de maduración a los cuatro años.

El grueso de la inversión de 35 millones se ha destinado a la adquisición del inmueble, el antiguo Real Cinema

Como consejero delegado de la compañía, Rahola indica que la mayor parte de este importe se ha destinado a la adquisición del inmueble, mientras que su reforma no ha supuesto tanta inversión. Prueba de ello es que prácticamente se ha cuadrado el presupuesto inicial. No obstante, pese a que el edificio ha cambiado varias veces de uso en sus más de cien años de historia, el proyecto de remodelación ha estado envuelto en controversia. Y es que aunque la hotelera contaba con los permisos, la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio defendía que el frontal tenía el amparo de Bien Interés Cultural. Estatus que rechazaba la compañía basándose en que prácticamente no se conservaban elementos del edificio original.

Terraza interior del OCean Drive Madrid

El resultado final presenta un espacio pensado para que pueda ser disfrutado tanto por los huéspedes como los ciudadanos. Desde el lobby a la azotea. «El objetivo es integrarnos en la vida del barrio», afirman desde OD. A nivel estructural, el hotel cuenta con 72 habitaciones divididas en seis categorías, sin concepto de suite; una terraza interior y exterior en la parte baja, restaurante con su terraza-jardín interior y zona coworking. También tendrá un parking propio. En cuanto a la horquilla de precios, se mueven entre los 140 y 480 euros; un rango de precios que se aleja del concepto lujo, precisa Rahola.

Oferta gastronómica e independiente a cargo de Carlos Bosch

Una de las principales bazas con las que cuenta el establecimiento para convertirse en una referencia de la capital es su apuesta gastronómica. Hasta el punto que se ha separado la oferta de restauración de la gestión del día a día de Ocean Drive para explotar el máximo rendimiento de ambas. «Hoy en día la diáspora entre el hotel y la restauración está mucho más marcada», subraya Rahola sobre la decisión de anteponer una sola dirección frente a diversos procesos. De ahí que haya decidido encomendar esta parte del negocio al chef Carlos Bosch, a quien conocía de trabajar en el diseño de un proyecto que no terminó de cristalizar.

El responsable del Grupo Gastro Portal liderará Mar Mía, restaurante que combinará el concepto de gastronomía mediterránea con el de tapas para cumplir con la exigencia del servicio ininterrumpido propio de un hotel. En este sentido, incluso el room service se plantea como un delivery. «Queremos que sea un punto de encuentro en la zona para romper con ese concepto de hostelería tradicional», destaca el hostelero. Avisa de que una vez abiertos necesitarán alrededor de treinta días para carburar a pleno rendimiento, aunque se lo plantea como una especie de proyecto piloto con posibilidades de replica en otros establecimientos.

En paralelo al lanzamiento de Ocean Drive Madrid, el grupo viene trabajando en otros dos proyectos. Uno es el hotel bajo la marca Ryans que planea operar a partir de 2023 en régimen de alquiler. El otro es la construcción de otro hotel con la enseña Ryans en Londres. Con previsión de abrir a finales de este 2022, se están invirtiendo más de 60 millones de euros en un espacio propio en el barrio de Candem Town.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas