Restalia amplía sus medidas protectoras por la guerra de Ucrania y la crisis de suministros

Restalia amplía sus medidas protectoras por la guerra de Ucrania y la crisis de suministros

Publicado el martes 15 de marzo del 2022
martes 15 de marzo del 2022

Restalia Holding, responsable de marcas como 100 Montaditos, La Sureña, TGB, Panther Organic Coffee y Pepe Taco, va a prolongar su plan de contingencia hasta el 1 de septiembre para velar por la seguridad de su red de franquiciados por la incertidumbre ocasionada por la guerra de Ucrania, la inflación y la crisis de suministros de energía y materias primas. 

La complicada situación actual a nivel internacional ha llevado a Restalia a anunciar que se van a mantener estas medidas seis meses más. El plan de contingencia de la compañía tiene dos objetivos claros que son no repercutir las subidas de precios en las materias primas para sus franquiciados y llevar a cabo un análisis reforzado de la cadena de suministros de los productos. 

José María Capitán, fundador y presidente ejecutivo de Restalia Holding ha afirmado que “en Restalia seguiremos estando al lado de nuestros franquiciados y de nuevos clientes. Por este motivo, hemos decidido continuar con nuestro plan de contingencia para que nuestros franquiciados no se vean perjudicados por los escenarios inflacionistas y puedan impulsar la venta y los establecimientos, a la vez que nos mantenemos fieles a nuestra cultura de smart cost”. Además, ha añadido que Restalia “pretende evitar que esta crisis se traslade al franquiciado y al consumidor. Mantenernos fieles a nuestro modelo es fundamental, puesta ha puesto de manifiesto, a lo largo del tiempo, que estas medidas lo hacen acíclico, capaz de sortear obstáculos y ser valor refugio para emprendedores y clientes”. 

La situación internacional con la guerra de Ucrania ha llevado a Restalia a anunciar que se van a mantener estas medidas seis meses más

Desde el grupo, han señalado que el optimismo ante el cercano fin de la pandemia, que lleva consigo una reactivación del consumo sin restricciones, viene acompañado por un contexto complejo. El 2021 cerró con una inflación del 6,5% por los altos precios de la energía, el alza de las materias primas y la crisis global de suministros derivada de la carencia de chips y los problemas de las navieras para entregar mercancías y el colapso de los puertos. 

Ahora, con la invasión de Ucrania se ha empeorado la situación y los expertos ya hablan de una tasa de inflación que se podría situar en un 10%. “El problema de la inflación es que se pierde competitividad y, sobre todo, poder adquisitivo para las familias, situación que llevamos sufriendo años. Nuestra prioridad es mantener una oferta competitiva, como siempre hemos hecho”, ha concluido José María Capitán. 

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas