Meliá culmina su viraje y ya ingresa lo mismo por sus hoteles alquilados que en propiedad

Meliá culmina su viraje y ya ingresa lo mismo por sus hoteles alquilados que en propiedad

Publicado el lunes 14 de marzo del 2022
lunes 14 de marzo del 2022

Más alquiler y menos propiedad. Meliá, la primera compañía en España por número de habitaciones, ha consolidado en el último año el viraje de su estrategia patrimonial. Una tendencia iniciada tiempos atrás pero que acelerada por la pandemia, como demuestra el hecho de que el peso de los hoteles en propiedad represente actualmente el 12%, y sin previsiones de comprar más activos.

Así, de los 316 establecimientos que componían el portfolio del grupo mallorquín al cierre del 2021, tan sólo 37 formaban parte de su patrimonio, frente a los 43 del año anterior. En comparación, los 105 hoteles explotados en alquiler suponen ya una cuarta parte, aunque son los proyectos en régimen de franquicia y bajo gestión los que más están creciendo. Dentro del primero, se está apostando por un modelo propio de afiliación bajo el sello de “Affiliated by Meliá”, que no requiere compartir los estándares ni elementos de la marca.

En el conjunto de franquicias, donde el propietario con una marca de Meliá, está compuesto por 45 hoteles, mientras que en el de gestión por arrendamientos contabiliza 129. Para los próximos años los planes pasan por sumar cerca de cincuenta nuevos edificios y más de 11.000 habitaciones entre ambas flotas, con una apuesta clara por el segmento del lujo y la exclusividad. En cambio, no hay previsión de incluir nuevos activos dentro del perímetro.

Los planes pasan por sumar nuevos proyectos en régimen de gestión, alquiler o franquicia

«La creciente competencia global en el turismo en la era post COVID, junto con la voluntad de reducir los niveles de deuda aprovechando la recuperación global, nos impulsan a diseñar la mejor estrategia financiera y a estudiar las mejores oportunidades del mercado para ayudarnos a ser más resilientes, rentables, eficientes y sostenibles», señala Meliá sobre este replanteamiento en su últmo informe de gestión.

Fórmula que se enmarca dentro del plan nombrado ‘El Día Después’ y que persigue una diversificación del portfolio y la diferencias de los productos y servicios hoteleros de un grupo que opera bajo diversas marcas. A este respecto, de momento parece encontrar respaldo en el mix de ingresos de la compañía. Y es que en 2021 ingresó prácticamente lo mismo por hoteles en alquiler (350 millones de euros) que por los suyos propios (354 millones). En lo que respecta a negocio por habitación, la balanza se inclinó del lado del alquiler con 222 millones de euros frente a 181 millones. Por otro lado, el negocio gestor reportó 108 millones.

Por mercados, el segmento del alquiler reportó 190 millones de euros a las cuentas de Meliá el año pasado, la propiedad 112 millones y la gestión 31 millones. Más evidente es la apuesta en Europa, donde se generaron 142 millones en arrendamientos y 38 por propiedad, si bien se trata de un mercado muy condicionado por las restricciones santiarias. Por el contraro, en América los activos propios siguen teniendo un peso predominante (202 millones) en comparación con el arriendo (16 millones).

En este contexto de rotación de activos, a mediados de 2021 Meliá culminó la operación de venta de ocho hoteles (seis de ellos en propiedad) a la sociedad Victoria Hoteles por 200 millones de euros. «Esta operación, sin duda, ha actuado de piedra angular en los estados financieros de este ejercicio», señala al respecto el grupo, que acordó mantenerse como inquilino.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas