La Ley Turística de Baleares echa a andar tras ser aprobada por decreto ley

La Ley Turística de Baleares echa a andar tras ser aprobada por decreto ley

Publicado el viernes 11 de febrero del 2022
viernes 11 de febrero del 2022

El Govern de Baleares ha aprobado este viernes la nueva Ley Turística con la que, desde las islas, quieren liderar la regeneración del sector.

La presidenta del Govern, Francina Armengol, calificó en la presentación de la ley de “transformación histórica” por todos los cambios que implica a nivel medioambiental, laboral y social dentro del sector turístico.

El nuevo modelo de Ley Turística, aprobada por decreto ley, declara una moratoria de cuatro años para nuevos crecimientos hoteleros. A través de esta norma quieren que las islas establezcan un número máximo de crecimiento pero siempre tendrá que ser inferior al número de plazas que hay en la bolsa turística y cuentan con un plazo máximo de cuatro años.

Según la presidenta, el objetivo no es “apostar por la cantidad sino por la calidad” para poder mantener el liderazgo turístico. Baleares es uno de los destinos más solicitados por los turistas.

El conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, ha explicado que se van a bloquear las bolsas de plazas donde las hay para que no se puedan adquirir nuevas plazas y se replante el Plan de Intervención Turística (PIAT) de las islas.

Las medidas de la Ley Turística de Baleares

Armegol ha señalado que quieren convertir a las islas Baleares “en el primer destino turístico circular del mundo”. Para ello, ha explicado que esta norma apuesta por la sostenibilidad, el uso adecuado de la energía y el agua, la gestión de residuos, mejora de las condiciones laborales, entre otros aspectos.

El nuevo modelo turístico de Baleares plantea que los profesionales sean mejor pagados. Además, para 2023 los hoteles, empezando por los de 4 y 5 estrellas, tendrán que cambiar 300.000 camas y sustituirlas por elevables para reducir patologías entre las kellys.

En cuanto a las medidas de sostenibilidad y medio ambiente destacan la elaboración de un plan de circularidad que tendrá que registrar el consumo energético y otras medidas como: instalación de placas fotovoltaicas, cambio de las calderas de fuel oil por las de gas y eléctricas, eliminación de plásticos, fomento de productos de kilómetro cero, trazabilidad del pescado y marisco de origen balear, sistemas de ahorro de consumo de agua y uso de hidrógeno verde producido en las islas.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas