Salen a subasta los activos productivos del grupo alimentario JSP tras el hundimiento de su actividad

Salen a subasta los activos productivos del grupo alimentario JSP tras el hundimiento de su actividad

Publicado el lunes 06 de junio del 2022
lunes 06 de junio del 2022

El grupo de alimentación José Sánchez Peñate (JSP) no encuentra la luz al final del túnel. Tras ser una de las empresas más importantes en los últimos cincuenta año de Canarias, en julio de 2021 entró en concurso de acreedores para tratar de salir a flote. Pero un balance financiero deteriorado y una descapitalización avanzada han forzado la venta de sus principales activos por procedimiento judicial.

Estos activos del grupo corresponden a cuatro unidades productivas valoradas en 68 millones de euros, según el asesoramiento legal realizado por EY. Ubicados en las Islas Canarias y Madrid, serán subastados durante el mes de junio a través de Asemar, entidad especializada líder en la venta de activos provenientes de procedimientos judiciales.

La suma de los activos del grupo contempla la planta de producción de lácteos ubicada en Güímar (Tenerife); la unidad de yogures y postres, con inmuebles en Los Baldíos (Tenerife) y Getafe (Madrid); la unidad productiva de panadería en El Tablero (Las Palmas de Gran Canaria) y el tostadero de café situado en Los Majuelos (Santa Cruz de Tenerife). Junto a ellas salen a la venta parcelas, oficinas, maquinaria y cuatro almacenes de distribución localizadas en distintos puntos de las Islas Canarias.

La compañía adeuda más de 50 millones de euros a bancos y proveedores

El centro de producción de leche y derivados lácteos localizado Güímar alberga más de 15.000 m² repartidos en un almacén y una nave industrial de producción. Por su parte, la planta de Los Baldíos es un complejo conformado por dos naves industriales y un edificio con una superficie útil total de 6.430 m².

En el caso de la panificadora de El Tablero, se trata de una edificación de dos plantas que consta de planta de almacenaje y oficinas, con un total de 3.155m². Además, el tostadero de café de Los Majuelos consta de una edificación para almacén y fábrica junto a un edificio con tres plantas de oficinas, sumando 25.965 m² en total.

Según explica Rafael Tarazaga, director de Asemar, “no se trata de un proceso de subasta de un activo convencional, al tratarse de unidades productivas de una compañía estratégica para los intereses de las islas”. Y añade que “en este caso, la entidad especializada implementará un primer proceso en el que se implementaran técnicas tradicionales de M&A que permitan la evaluación y selección de los mejores candidatos para participar en una fase final de subasta extrajudicial».

Se busca de esta forma una adecuada ponderación de los interesados que reúnan una serie de requisitos como acreditar su solvencia financiera y tener conocimiento previo del sector para dar una nueva vida a los activos, al negocio y a las propias plantillas que integran la compañía.

El grupo industrial fue fundado en 1964 en Las Palmas de Gran Canaria (España) y está dedicado a la fabricación, importación, exportación, envasado y distribución de productos alimentarios tanto a nivel nacional, como a nivel internacional. Está compuesto por las compañías JSP, S.A. y Celgán, S.L. tras la integración de ambas sociedades en 2018.

Ese mismo año se firmó un Acuerdo Marco de Reestructuración con las entidades financieras, pero la insuficiencia en las medidas implementadas provocó la solicitud voluntaria del concurso de acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de las Palmas. Actualmente adeuda a los bancos 37 millones de euros y 14 más a los proveedores, en total 51 millones de euros.

Dueño de marcas como Millac, Celgán, JSP, Café Orix o The Cake Factory, el grupo JSP es uno de los principales actores del sector agroalimentario en las Islas Canarias. Desde su fundación, el grupo ha alcanzado las más de 300 referencias vendidas, de las cuales destacan los productos lácteos, que en los últimos años representaron cerca del 60% de las ventas, correspondiendo un 6% al negocio de café y un 12% a los productos de panadería.

Sin embargo, a partir del pico de productividad alcanzado en 2008, en el que llegó a facturar 125 millones de euros, comenzó el declive de JSP, que en 2020 generó 55 millones. Una realidad que se ha visto agravada por la gestión y varias decisiones erróneas en un entorno económico complicado, como rechazar en 2017 la venta de la empresa láctea Celgan a la multinacional Kaiku. Con esta operación habría ingresado 18 millones de euros, que le hubieran permitido reducir parte de su deuda. Lamentablemente, de momento tampoco ha tenido lugar la entrada de un inversor que permita reflotar la compañía, tal y como se esperaba hace un año.

Con todo, entre los principales clientes de JSP destacan distribuidores locales y nacionales como el Grupo DinoSol, Alcampo, Mercadona, el Grupo Jesuman o Cencosu.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas