Enrique Tomás saca la chequera para entrar en el segmento hotelero y expandir la marca

Enrique Tomás saca la chequera para entrar en el segmento hotelero y expandir la marca

jueves 27 de octubre del 2022

Buenas perspectivas de negocio para Enrique Tomás. La empresa especializada en jamón ibérico prevé cerrar el año 2022 con una facturación de 84 millones de euros.

Esta previsión de ventas supondría un incremento del 82,6% respecto a los 46 millones del curso pasado. De la misma forma, alcanzará un ebitda de más de siete millones de euros. De ser así, el presente ejercicio sería el mejor de la historia para la compañía, que actualmente genera un total 1.000 puestos directos y 400 indirectos.

Estos datos forman parte de un ambicioso plan estratégico, que contempla continuar su expansión tanto en España como en algunos de los principales países del mundo. “El volumen de jamones que pasan por nuestras manos asciende a 1.700 unidades al día. Las previsiones son que 2023-2024 estaremos por encima de los 3.000”, explica el fundador y presidente de la compañía, Enrique Tomás.

Tiene previsto invertir 3 millones de euros en su sede central para optimizar la producción y desarrollar nuevos productos

Por un lado, la marca jamonera tiene previsto invertir tres millones de euros en su sede central, inaugurada en el año 2020 en Montigalá-Badalona (Barcelona), ciudad natal de su fundador. Se destinarán a optimizar la producción y a crear productos innovadores. Además, se potenciará de forma importante el plan de sostenibilidad previsto, que contempla la instalación de placas solares y puntos de carga de vehículos, ya que la flota actual se sustituirá por vehículos híbridos y eléctricos.

El edificio, de más de 7.000 metros cuadrados, es altamente eficiente y uno de los más avanzados en seguridad alimentaria a nivel mundial. Sus instalaciones permiten a la compañía tener 60.000 piezas a la vez en los distintos estados de producción (pieza entera, deshuesadas, loncheadas y en proceso de selección). Además, cuenta con una bodega natural con capacidad para 15.000 piezas, una planta de producción que permite enviar el mejor jamón ibérico a cualquier parte del mundo, una tienda escuela y un espacio para poder educar sobre el mundo ibérico a todo aquel que esté interesado.

Espacios Food & Beverage e internacionalización

Por otro lado, Enrique Tomás comenzará a operar espacios gastronómicos en hoteles gracias a la creación de una nueva gama de productos diseñada específicamente para los servicios Food&Beverage (F&B) en hoteles y establecimientos turísticos. Con esta nueva propuesta, la compañía quiere aportar soluciones distintivas que aumenten el valor del F&B en los hoteles de manera sostenible.

Para ello, la marca aterriza en los hoteles para operar con sus cinco conceptos gastronómicos: Enrique Tomás Experience, La Barra Enrique Tomás, Foddies, La Jamonería y Express&Co. Además de estos cinco conceptos, la marca también ha desarrollado Gamma Ibérica, una línea gastronómica que favorece la aportación de valor en los servicios F&B de la habitación.

Otro de los pilares estratégicos en los que trabaja la cadena de jamones gourmet es la internacionalización, donde lleva invertidos seis millones de euros en tiendas nuevas y reformas de alguna de las existentes para estar más cerca del cliente.

En el año 2014, Enrique Tomás dio el salto al mercado internacional con la inauguración de su primera tienda en el Soho, en Londres. A este espacio se sumaron otros en Italia, Francia y Andorra. El salto a Latinoamérica se dio con la apertura de una primera tienda en México, a los que seguirían otras en Argentina, Perú y, novedad de este año, República Dominicana y Puerto Rico. A mediados del próximo mes de noviembre está prevista la apertura de un Enrique Tomas Experience en Miami (Florida), que se suma al que la Compañía tiene en San Antonio y Dallas (Texas).

En el año 2023 se cumplirá otro hito histórico de la empresa al aterrizar en Japón. Aunque en muchos de estos mercados el grupo se ha implantado recientemente y por lo tanto, está en un proceso de maduración, la compañía estima que los cinco millones de euros que se facturaron fuera de la Península Ibérica en el ejercicio de 2021 ascenderán en el año 2022 a siete millones, esperándose un crecimiento progresivo gracias a las últimas y próximas aperturas.

Noticias Relacionadas