Burger King invierte 114 millones de euros en pandemia para controlar 86 restaurantes de franquiciados

Burger King invierte 114 millones de euros en pandemia para controlar 86 restaurantes de franquiciados

Publicado el martes 24 de mayo del 2022
martes 24 de mayo del 2022

Puede que la pandemia pusiera patas arriba el negocio de Burger King, pero mantuvo inalterable su estrategia de crecimiento en España. En marzo de 2020, a las puertas de la crisis sanitaria, dio un paso decisivo en su propósito de explotar directamente restaurantes de la cadena de hamburgueserías al adquirir KAM Food Service, su mayor franquiciado en España con 70 locales en el norte de la Península.

En el momento del anuncio, Restaurant Brands Iberia (RBI), la filial española de la firma propietaria de la marca, manifestó que conseguía “la exclusividad para el desarrollo de la marca Burger King” en Castilla y León, Aragón, País Vasco, Navarra, Asturias, Cantabria, Galicia y La Rioja, si bien no aportaba detalles del montante desembolsado.

La declaración del estado de alarma obligó a revisar los términos de la compra de KAM Food Service

Según la documentación consultada por Sivarious, la cifra sufrió variaciones debido a la situación económica. Aunque en el acuerdo inicial se fijó un precio de compra de 93,4 millones de euros, la declaración del estado de alarma obligó a revisar determinados aspectos de la operación. A raíz de estas comprobaciones, el montante final se redujo 5 millones de euros.

Así pues, tras el visto bueno de la CNMC la adquisición se elevó a pública en julio de ese mismo año por un total de 88,4 millones de euros, al tiempo que el valor de los activos generados con la fusión pasaba de 45,7 millones a 40,7 millones. En los cinco meses de actividad restantes de 2020, ya bajo el paraguas de RBI, el negocio procedente de estos 70 locales alcanzó los 47 millones de euros y generó un beneficio de 7 millones. De haberse efectuado la combinación de negocios en la fecha de inicio prevista (marzo de ese mismo año), la facturación hubiera rozado los 59,5 millones.

No es la única transacción de este tipo cerrada por Burger King España, aunque sí una de las más importantes hasta la fecha. Siguiendo con esta política de explotación, en agosto de 2020 formalizó un contrato de adquisición con la empresa Inza Foods para tomar el control de tres restaurantes de la marca en Extremadura con un fondo de comercio por importe de 1,1 millones de euros.

De la misma forma, durante 2021 aceleró en esta línea con la compra de Sas Food, y consiguiente integración de cinco restaurantes repartidos por Salamanca y Santander, a cambio de 7,8 millones de euros. Y después de meses en conversaciones, en noviembre del año pasado se hizo con la docena de restaurantes de su franquiciado Fast Servicios de Hostelería (con presencia en Toledo y Cataluña) por 15 millones de euros y de otros cuatro locales de Barbacoa Fast (Las Palmas) por 2,5 millones.

En total, Burger King ha destinado más de 114 millones de euros a lo largo de estos dos últimos años para hacerse con la propiedad de 86 restaurantes y ampliar su red de gestión propia. De esta forma, cerró el pasado 2021 con 884 establecimiento en el mercado español, de los que 525 están bajo su control y 359 en manos de franquiciados. Una estrategia que responde al objetivo de ganar competitividad frente a McDonald´s y seguir aumentando su facturación, que recuperó los 1.000 millones de euros el año pasado.

Con todo, se trata de una hoja de ruta que lleva tiempo cultivando, como demuestra el hecho de que en 2019 comprara Restauración Forte y Megafood, hasta la fecha el mayor franquiciado de la marca por número de restaurantes con un total de 80 situados en Andalucía, Extremadura, Canarias, Ceuta y Melilla. Por la compra de este último grupo desembolsó 100 millones de euros.

Noticias Relacionadas