Amrest (La Tagliatella) teme interrupciones en su cadena de suministros por la guerra en Ucrania

Amrest (La Tagliatella) teme interrupciones en su cadena de suministros por la guerra en Ucrania

Publicado el jueves 03 de marzo del 2022
jueves 03 de marzo del 2022

Hace unos días, la Organización Empresarial de Logística y Transporte de España, UNO, avisaba que “ya hay sectores económicos muy expuestos en su cadena de suministro, como consecuencia de la guerra desatada entre Rusia y Ucrania”. Se refería principalmente a actividades como la alimentación, automoción, tecnología y energía.

Y es que, aunque no hay tantos proveedores procedentes de estos países, sí que desempeñan un papel destacado como productores de materias primas para numerosos países. Sin ir más lejos, Rusia es el primer exportador de trigo, mientras que Ucrania suministra un tercio de todos los cereales que se consumen en Europa y la mitad del aceite de girasol del mundo. Alimentos en muchos casos fundamentales para la producción de otros alimentos.

Esta dependencia preocupa, ya que el conflicto puede complicar la seguridad alimentaria de muchos países ante el riesgo de una disminución en el suministro. Una de las empresas concernida por este escenario es Amrest. La dueña de La Tagliatella y operador de marcas como Burger King en España revela en su último informe de cuentas su inquetud por las consecuencias de la invasión rusa, ya que «podrían producirse interrupciones en la cadena de suministros».

Ucrania es considerado el granero de Europa y un posible cuello de botello amenazaría la recuperación de la compañía

El cuello de botella afectaría tanto por el lado de Rusia, mercado en el que opera 278 restaurantes y obtuvo unos ingresos de 185,2 millones de euros en 2021, como por el de Ucrania, donde pese a no tener presencia es considerado el granero de Europa. De hecho, este último proporciona a España el 30 % del maíz que necesita anualmente, el 17 % del trigo, el 60 % de aceite de girasol y el 15 % de leguminosas grano.

Al mismo tiempo, la cadena de restauración teme por un deterioro en la confianza de los consumidores, lo que pondría en riesgo la consolidación de la recuperación iniciada el año pasado, llegando a superar los niveles pre-covid en algunas regiones. 2021 cerró con unos ingresos de 1.917 millones de euros, cifra muy cercana los 1.961 millones alcanzados en 2019, y operando 2.436 restaurantes (sumando propios y franquiciados).

Su negocio en España se situó en los 232 millones, un 12% por encima del generado en 2020. Evolución que, hasta la fecha, ha permitido a la compañía seguir con su actividad sin tocar una parte de los 45 millones de euros en préstamos que recibió del Instituto de Crédito Oficial (ICO) con el aval del Estado en abril del 2020. Prueba de ello es que al cierre de 2021 todavía disponía de 17,8 millones de euros de liquidez derivada de esta válvula de oxígeno. Esto es, el 40% del total percibido y que mantiene en reservas desde hace casi un año.

Volviendo a la cuestión del conflicto en Europa, Amrest señala más «Todos estos sucesos y la incertidumbre asociada podrían tener un impacto significativo en las operaciones y la situación financiera del grupo, cuyo efecto es difícil de predecir», señalan desde el grupo, cuya dirección realiza un riguroso seguimiento de los acontecimientos con el fin de ajustar las decisiones estratégicas y operativas de cara a minimizar los riesgos empresariales.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas