El Horno de Leña, a liquidación: adiós a la empresa familiar que apostó por lo ecológico

El Horno de Leña, a liquidación: adiós a la empresa familiar que apostó por lo ecológico

Publicado el viernes 04 de febrero del 2022
viernes 04 de febrero del 2022

De tener presencia en los estantes de los principales supermercados españoles a desaparecer. El Horno de Leña, una de las empresas familiares más antiguas de Madrid especializada en la fabricación artesanal de pan, bollería y galletas ecológicas, se ha apagado, quién sabe si de forma definitiva.

La compañía fundada en 1981 por la familia Fuertes se ve abocada al cierre tras solicitar el concurso de acreedores e ir directamente al proceso de liquidación. Durante su larga trayectoria fue reconocida por la calidad de sus productos ecológicos y aplicar un proceso de elaboración manual dentro de las tres líneas de producción con las que contaba.

De acuerdo con el edicto consultado por Sivarious, el administrador concursal acaba de presentar el informe sobre la situación de la empresa ante el Juzgado de lo Mercantil Número 16 de Madrid, junto con el inventario de bienes y derechos y la lista de acreedores. Dichos documentos pueden ser examinados por los interesados en el concurso, que se ha resuelto por el procedimiento abreviado.

No obstante, la empresa llevaba varios años en el alambre, como demuestra el hecho de que sus administradores, la propia familia Fuertes, presentaran la comunicación previa del concurso en 2018.

Intento de reflotar la compañía

Antes del paso final, hubo un intento de salvar la compañía, pero no fue posible. Resultaron insuficientes tanto los esfuerzos por reflotar la marca en 2017, mediante la inversión de 5,5 millones de euros en unas nuevas instalaciones, como la apertura de créditos superiores a los 149.000 con los socios. Estos no alcanzaron ni para cubrir la remuneración del consejo de administración, compuesto por los hermanos Fuertes, y que ascendió a 137.415 euros en 2020. Este medio ha tratado de ponerse en contacto con El Horno de Leña sin éxito.

Durante mucho tiempo la empresa familiar distribuyó decenas de productos de panadería a más de 1.000 puntos de venta en todo el territorio nacional. Principalmente en herbolarios y pequeñas tiendas especializadas en alimentación ecológica, pero también en grandes superficies como El Corte Inglés, Supercor, Hipercor, Aldi, Supermercados Hiber, Grupo Unide y Supermercados Sánchez Romero.

No obstante, el golpe definitivo para su continuidad es consecuencia de su mala situación económica y las deudas. No ha sido capaz de remontar los resultados negativos de los últimos años. De hecho, al cierre de 2020, último ejercicio disponible, el fondo de maniobra negativo rozaba los 5 millones de euros, cuando su facturación fue de 2,4 millones. El grueso de esta deuda, 2,4 millones, correspondía a pagos pendientes con sus acreedores comerciales.

Precisamente, ese año, marcado por el inicio de la pandemia, registró unas pérdidas de 656.871 euros que, sumadas a los números rojos de ejercicio anteriores, daba como resultado un agujero económico de 3,6 millones de euros. Pese a ser una de las primeras empresas españolas que comenzó a fabricar diferentes tipos de alimentos con ingredientes de procedencia ecológica, la tendencia a la baja de El Horno de Leña se remonta al último lustro, periodo que arrancó con unos ingresos de 5 millones de euro en 2016 pero que terminó viendo reducido su negocio a la mitad.

En este sentido, la pandemia ha supuesto la estocada final para el fabricante, que se vio obligado a despedir a la mitad de su plantilla, pasando de los 40 en 2019 a los 21 empleados al cierre del año siguiente.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas